Cinco Elementos y Terapia del Color

En la Medicina China y el Feng Shui, cada color de los cientos que podemos ver se asocia con alguno de los Cinco Elementos.  Asimismo, cada órgano del cuerpo, cada emoción y actitud se asocia con la energía de alguno de los elementos.   Por lo tanto trabajar con los colores permite incidir en el equilibrio o desequilibrio energético que tenemos.  Pongamos un ejemplo sencillo para comprenderlo:  a una persona deprimida, si queremos levantarle el ánimo, no vamos a rodearla de colores oscuros o fríos, pero a una persona agresiva es conveniente ayudarle a bajar su presión interna para lo cual podríamos usar esos colores que evitaremos en caso de depresión.    Este es un ejemplo muy básico y los efectos del color no hay que verlos como una dinámica de acción-reacción inmediata, sino como algo que  influye en nuestro ánimo y permite poco a poco ir cambiando una actitud.  No obstante, es una herramienta poderosa cuando el color está en nuestro espacio, pues si estamos en él su influencia sobre nosotros se da de manera continuada.

En éste artículo vamos a enumerar algunos colores y las propiedades terapéuticas que la psicología del color les atribuye, y a la vez los ubicaremos en uno de los 5 Elementos, haciendo mención de a qué órganos estimulan y qué emociones se asocian a ellos.

COLORES MADERA:

Estimulan el Hígado y la Vesícula Biliar, se asocian a la Vista, y tienen que ver con emociones como la perseverancia, la decisión o la ira.

  • Verde: en la psicología del color, se dice que el verde aporta equilibrio, calmando al sistema nervioso.  Se trata de un color fresco y relajante con cierto punto dinámico, por lo que relaja el sistema nervioso y a la vez lo nutre, y por ello se utiliza para combatir el insomnio, el estrés y el nerviosismo.
  • Azul: se le atribuyen efectos refrescantes y antisépticos, por ello se utiliza para aliviar el dolor y bajar la fiebre.  Se dice incluso que ayuda a bajar el ritmo del pulso pues es sedante.

COLORES FUEGO:

Estimulan el Sistema Circulatorio, el Corazón, el Intestino Delgado y la lengua, y tienen que ver con emociones y actitudes como la claridad, la alegría, la risa, o la impaciencia.

  • Rojo: es un color vibrante que invita a la acción, es estimulante y se usa para combatir la fatiga; actúa impulsando el metabolismo y el sistema endocrino, también activa la circulación y estimula el corazón.
  • Violeta: ayuda a restaurar el equilibrio en casos de depresión, aportando estímulo sin excitación.  También ayuda en casos de migraña.  Inicide a nivel mental aportando equilibrio y despertando la espiritualidad, por eso hay quien lo usa en la meditación.

COLORES TIERRA:

Tienen que ver con el Bazo, el Estómago y el sistema digestivo en general.  Sus emociones asociadas son la estabilidad, la afectividad, la reflexión, pero también la preocupación, la obsesión o la melancolía.

  • Amarillo: estimula el sistema nervioso y en general los órganos de transformación, como el estómago, los intestinos, el bazo o el hígado.  También útil en casos de depresión.  Ayuda a mantener la concentración.
  • Naranja: es un color dinámico y estimulante excelente para personas apáticas.  Aporta alegría y permite resolver nudos emocionales.  También ayuda en caso de estreñimiento.

COLORES METAL:

Trabajan sobre órganos como los Pulmones y el Intestino Grueso.  Sus emociones son la sensibilidad, la creatividad, la inocencia, y también la tristeza o la melancolía.

  • Blanco: es limpio, luminoso y fresco.  Ayuda en procesos de purificación, tanto a nivel metabólico como a nivel psíquico.
  • Gris: es un color que tiene que ver con la transformación, con el hecho de pasar de una situación a otra, y generalmente se usa en apoyo de otros colores, ayudando a que sus efectos se vayan dando.

COLORES AGUA:

Se asocian con el Esqueleto, los Riñones y la Vejiga, y tienen que ver con la intuición, la perseverancia, y también con la duda y el miedo.

  • Negro: ayuda a frenar la excitación y el estrés pues tiende a diluir la tensión y a generar una mirada interior más profunda.
  • Azul Indigo: actúa sobre la hipófisis, se dice que es anestesiante,  y es muy útil en caso de trastornos nerviosos y psíquicos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 5 elementos, terapia del color. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s