Tus Colores Personales II

Como vimos en el artículo anterior (haz click aquí para leerlo y ver más información), los colores que más se ajustan a tu energía personal tienen que ver con el año en que naciste.   Para comprobarlo, si estás entre el 1966 y el año 1990, mira la tabla siguiente.  Verás que cada año tiene un período de fechas que se corresponde con el año energético (año lunar), y que no se corresponde exactamente con el año solar.  Para determinar cuál es tu elemento, revisa que tu fecha de nacimiento esté incluída en las fechas marcadas, y a continuación tendrás dos elementos (entre los 5 elementos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua), el de la primera columna ejerce más influencia sobre las mujeres nacidas en ese período, y el de la segunda columna sobre los hombres.

En el próximo artículo de la serie mostraremos la  tabla correspondiente al período 1991-2015.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Feng Shui Personal. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tus Colores Personales II

  1. Pingback: Tus Colores Personales III | Fengshuicolores's Blog

  2. Maria Pia. dijo:

    Muy buena la explicacion, me gustaria saber mas acerca de mis colores segun la tabla, y en especial como armonizar mi casa ya que es un monoambiente luminoso pero en donde tambien se trabaja.
    Gracias.

    • Gracias por tu comentario Maria.
      Según el año de tu nacimiento, hay un elemento (de los 5 elementos) con el que tienes especial afinidad, lo cual implica que también hay colores que te estimulan especialmente. Hay que recordar que para que un sistema esté equilibrado (un espacio, nuestro cuerpo), es importante que haya presencia de todos los elementos, pero en momentos de debilidad personal ese elemento que nos es más afín, puede darnos “energía extra”, por ello es interesante saber cuál es, y en este caso, a qué colores corresponde. Una vez que has identificado tu elemento preferente y por lo tanto tus colores afines puedes usarlos no sólo en las áreas correspondientes de tu espacio sino también en tu cuerpo (con la ropa y accesorios que utilices), especialmente en momentos en los que necesites esa “energía extra”, porque estás débil, porque vas a abordar un reto, porque tienes un proyecto…
      Y en cuanto a tu casa, “de lejos” y sin verla no es sencillo dar consejos, salvo que no es necesario saturar de colores. En un monoambiente pueden convivir elementos diversos con moderación, buscando el equilibrio, con una presencia clara pero no “invasiva” de cada color.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s